Flipped Classroom

Como Sandra, la profesora de ciencias ambientales está interesada en tener más tiempo de la clase  para discutir, profundizar y aclarar los  temas de su materia, ha empezado a explorar lo del flipped classroom o clase invertida, como han dado en llamarle en español. Lo que se invierte es el sitio donde se realizan las actividades: se proporciona instrucción en línea fuera de la clase para que los estudiantes traigan al salón preguntas y desarrollen allí  actividades relacionadas con el tema.

Con la idea del flipped classroom en mente, TED ED ha desarrollado varias lecciones, creativas e interesantes (ya van más de 110.000) e invita a los profesores a adaptarlas o a crear nuevas. Hay de todos los temas: arte, economía, ciencias, diseño, salud, matemáticas, literatura, filosofía.

El siguiente infograma explica este concepto:

Flipped Classroom

Created by Knewton and Column Five Media

El iPad sí

Después de un semestre de probar aplicaciones, capacitar a los profesores, ir a las clases y probar diferentes estrategias para usarlos, los iPads nos han mostrado su valor como herramientas portátiles y fáciles de cargar  lo cual facilita el acceso desde cualquier lugar y en cualquier momento  y la personalización del aprendizaje.  Estos dispositivos  permiten no solo el acceso a  información,  contenidos y aplicaciones educativas  de manera ágil, sino la creación,  la colaboración y la comunicación.  Algunos ejemplos de sus usos en clase.

El iPad ¿sí o no?

Acabo de leer un artículo sobre si el iPad es realmente el mejor dispositivo para el aprendizaje interactivo. Al margen, debo contarles que la palabra interactividad siempre me ha parecido sólidamente ligada a la palabra aprendizaje aun sin la mediación de un dispositivo electrónico. Sin embargo, sabemos que la interacción en este caso produce retroalimentación inmediata y ayuda al aprendiz a intentar otros caminos, por ejemplo.
Volviendo a la publicación Why Some Schools Are Selling All Their iPads, el artículo compara estos dispositivos, que son las tabletas más usadas en las escuelas, con los Chromebooks, computadores muy portátiles de Google que incluyen almacenamiento en la nube y aplicaciones educativas de Google a un precio menor que los iPads. Para algunos de los entrevistados en el artículo el problema no es el dispositivo en sí, sino si este se ajusta a los objetivos de aprendizaje. En muchos casos es difícil para ellos escoger entre uno y otro pues esa escogencia está supeditada a las necesidades de la clase; tanto es así que algunas escuelas en Estados Unidos tienen un modelo combinado de tabletas y portátiles. Aparte de las consideraciones económicas, de almacenamiento y de las ofertas de aplicaciones, la pregunta que debe hacerse un profesor, lo dice uno de ellos en el artículo, es cómo beneficia a los estudiantes el uso de uno u otro dispositivo.
Los invito a seguir la discusión en Twitter